• Relojes 100% auténticos
  • Entrega o recogida segura
  • Garantía y devoluciones fáciles
Nuestra colección

310 resultados


Datos personales

No has iniciado sesión, pero puedes guardar esta búsqueda. Cuando hayamos encontrado el reloj que buscas, deberás activar tu cuenta con un enlace automático. ¿Ya tienes una cuenta? Entra aquí

Al continuar, aceptas nuestros términos y condiciones y la declaración de privacidad.

Guardar consulta de búsqueda

Si guardas esta búsqueda, tendrás la oportunidad de ser el primero en conseguir la(s) búsqueda(s) guardada(s) que coincida(n) con tus criterios.

Entre pilotos e ingenieros

Los relojes IWC

Una marca centenaria, soñada por un americano y nacida en el cantón alemán de Suiza. Esta amalgama dio lugar a una historia llena de pilotos e ingenieros, Portugisers y Portofinos con Littles Prices en la mezcla.

Historia de

Los inicios de la CBI

La International Watch Company - IWC, para abreviar - fue fundada en 1868 por un joven empresario estadounidense, Florentine Ariosto Jones. Contrariamente a la trayectoria típica de los jóvenes estadounidenses de la época, que se abrían camino en el salvaje oeste americano, Jones decidió establecerse en Schaffhausen, Suiza. Junto con su socio comercial, Henry Moser & Cie -sí, el mismo Moser de la iteración original de la actual H. Moser-, Jones utilizó la primera central hidroeléctrica de la ciudad para construir una fábrica con una cadena de montaje industrializada, algo revolucionario en aquella época, ya que la relojería era sobre todo un oficio de trabajo manual.

Sus relojes se dirigían principalmente al mercado relojero estadounidense, lo que resultó ser la perdición del fundador: los elevados aranceles sobre las importaciones estadounidenses y la falta de financiación obligaron a Jones a vender la empresa a la familia Rauschenbach por 280.000 francos suizos.

Tras 4 generaciones de propiedad de los Rauschenbach, y después de sobrevivir a duras penas a la crisis del cuarzo, la empresa fue adquirida por el grupo Richemont y ahora está bajo el mismo paraguas que marcas como A. Lange & Söhne, Jaeger-LeCoultre, Panerai y Roger Dubuis.

Principales modelos de International Watch Company

Hay algo para todos los gustos en la gama de modelos de IWC. Desde los robustos pero bonitos Relojes Piloto, que históricamente han sido una marca registrada de la marca, hasta los complicados Perpetual Calendar de la línea Portugieser y los relojes de vestir de metales preciosos de la línea Portofino. Añade un buceador y un modelo diseñado específicamente para ingenieros y tendrás una de las carteras más amplias de la industria relojera.

Utilizado por los pilotos de la Segunda Guerra Mundial

El reloj del piloto

IWC desarrolló estos modelos específicamente para ser utilizados por los pilotos de la Segunda Guerra Mundial. Son, en esencia, tool-watches, diseñados y fabricados a propósito para una tarea específica, en este caso como herramienta de navegación para los aviadores.

Dentro de la gama para pilotos de IWC, puedes encontrar precios para todos los bolsillos. En el extremo inferior de la gama, un "sencillo" Mark VIII de 40 mm y 3 manecillas - la referencia IW327001 es un gran ejemplo - puede comprarse por menos de 4.000 euros.

El modelo más grande, el IWC Big Pilot de 43 mm con segundero pequeño, tiene más en común con los relojes de piloto originales y también tiene un precio más elevado, que va desde el modelo "normal", que cuesta entre 7.000 y 10.000 euros, hasta la edición Le Petit Prince.

Si buscas un modelo más pequeño, el IWC Mark XII ref. IW324101 de finales de los 90 es una alternativa más asequible al Rolex Explorer o al Omega Aquaterra, perfecta para ir a todas partes y hacer de todo en 36 mm.

IWC también ofrece Cronógrafos dentro de esta gama, entre los que destaca el Cronógrafo Spitfire, un modesto - teniendo en cuenta el tipo de relojes de la gama - Crono Day-Date de 41 mm, con caja de bronce, que se comercializa a un precio razonable de entre 5.500 y 6.500 euros, una ganga teniendo en cuenta que el movimiento es interno con el calibre 69000.

El reloj IWC más antiguo y conocido

El Portugieser

Nacido en los años 30 a petición de un mayorista portugués que sentía la demanda de relojes de pulsera con la precisión de los cronómetros marinos, el reloj no se denominó inicialmente Portugieser, sino sólo su referencia: 325. La primera pieza se entregó en Portugal en 1942 y la peculiar historia, junto con el éxito de la línea, hizo que IWC adoptara el nombre más adelante, un bonito homenaje a la petición que originó la colección.

En lo que respecta a los precios, los modelos vintage de IWC, con un 35 mm adecuado a la época y un calibre 88 de cuerda manual, se pueden conseguir por menos de 3.000 euros, lo que los convierte en una opción económica para quienes buscan un reloj con significado histórico y estilo atemporal.

En el medio del pelotón, puedes encontrar ejemplos del Portugieser Cronógrafo de principios de la década de 2000, como la ref. IW3714, que se puede conseguir por menos de 5.000 euros.

En realidad, el mercado de segunda mano de Portugieser Cronógrafo está lleno de piezas de gran valor, a un precio razonable, para personas que desean una alternativa más elegante a los Pilot Cronógrafo que hemos mencionado anteriormente.

Los ejemplares modernos, obviamente, tienen un precio más elevado. Uno de nuestros favoritos es el IWC Portugieser Automático 7 Días, ref. IW500710, un precioso reloj de esfera azul sol con fecha e indicador de reserva de marcha que se puede comprar por 10.000 euros.

Si quieres aún más complicaciones y metales preciosos, la ref. IW503504 es la evolución del anteriormente mencionado Portugieser Automático 7 Días en oro rojo y con la adición de un calendario anual que te costará unos 30.000 euros.

Llamado así por el pueblo italiano

El Portofino

Si quieres un enfoque más tradicional de la relojería con un toque moderno, la gama Portofino es el lugar adecuado. Bautizada con el nombre (e inspirada en) Portofino, el pueblo de la Riviera italiana, el diseño de la Referencia 5251 original de 1984 con Cuerda Manual y Fases Lunares permanece (prácticamente) inalterado. Estas piezas encajarán de maravilla en un entorno formal, con opciones de metales preciosos y no preciosos y el icónico aspecto de asas alambradas.

Debido a sus casi 30 años en el mercado, puedes encontrar ejemplares de segunda mano entre 3.000 y 6.000 euros. Por ejemplo, un Portofino de finales de la década de 2000 con la referencia IW356307.

Un tres agujas de 38 mm con complicación de fecha, se puede conseguir por menos de 4.000 euros. Una ganga teniendo en cuenta sus proporciones clásicas, la herencia de la marca y su reconocimiento.

El buque insignia de la línea es el IWC Portofino Tourbillon Rétrograde de cuerda manual referencia IW516501, una obra maestra de oro rosa de 45 mm que incorpora un Calibre 59900 de la manufactura bellamente decorado con una reserva de marcha de 7 días. Presenta un inusual indicador de fecha Rétrogade y un tourbillon de minutos volante, posiblemente la complicación más venerada que puede lucir un reloj.

Los forasteros

Buceadores e Ingenieros

Aunque los modelos Pilot y Portugieser acaparan la mayor parte de la atención, algunos modelos IWC de segunda mano han ganado seguidores de culto entre los aficionados. Hablamos del Aquatimer y el Ingenieur, dos puros tool-watches que también merecen tu atención.

El Aquatimer de IWC presenta un icónico bisel giratorio interior, a diferencia de la mayoría de sus competidores, lo que significa que la doble corona necesaria para accionar dicho bisel hace que destaque entre la multitud de relojes de buceo estándar. Puedes encontrar este modelo en Wristler, en su referencia IW354805 de finales de la década de 2000, por menos de 5.500 euros. Una alternativa realmente infravalorada a los Omega Seamaster, Tudor Black Bay 58 y similares.

El Ingenieur fue diseñado originalmente por Albert Pellaton en 1954 y renovado a finales de los años 70 por Gerald Genta, la leyenda que diseñó los dos Patek Phillipe Nautilus y Audemar Piguet Royal Oak. Junto con la rica herencia de diseño, viene la capacidad técnica de un reloj construido específicamente para ingenieros, que se traduce en una capacidad antimagnética comparable a la del Rolex Milgauss. Aunque empezó con un modelo sencillo de 3 agujas, en los años 80 se introdujeron versiones más complicadas, incluyendo versiones de doble horario -como la referencia IW3244, que se puede encontrar en Wristler por unos 6.500 euros- y cronógrafos.

  • Relojes 100% auténticos
  • Entrega o recogida segura
  • Garantía y devoluciones fáciles