• Relojes 100% auténticos
  • Entrega o recogida segura
  • Garantía y devoluciones fáciles
Nuestra colección

1.353 resultados


Datos personales

No has iniciado sesión, pero puedes guardar esta búsqueda. Cuando hayamos encontrado el reloj que buscas, deberás activar tu cuenta con un enlace automático. ¿Ya tienes una cuenta? Entra aquí

Al continuar, aceptas nuestros términos y condiciones y la declaración de privacidad.

Guardar consulta de búsqueda

Si guardas esta búsqueda, tendrás la oportunidad de ser el primero en conseguir la(s) búsqueda(s) guardada(s) que coincida(n) con tus criterios.

DE ABAJO ARRIBA

Relojes Omega

Con una gran variedad de relojes, la colección Omega lo tiene todo: desde las profundidades del océano hasta el espacio, pasando por el aire. Con algunos relojes emblemáticos como el Apollo Moonwatch o el Seamaster, puedes comprar un Omega vintage, de segunda mano o nuevo realmente bonito para todos los bolsillos y todas las muñecas.

Todo lo que necesitas saber sobre Omega

Historia de Omega

Omega se fundó en 1848, lo que la convierte en un auténtico reloj clásico para coleccionistas y aficionados. Fabrican relojes fiables, precisos y funcionales para diferentes ocasiones. Uno de estos relojes emblemáticos es el Omega Speedmaster Professional Moonwatch. En los años 60, la NASA puso a prueba varios relojes para ver cuál funcionaría mejor en el espacio. El Omega ganó y acompañó a los primeros astronautas que pisaron la Luna en el verano del 69. Otro reloj emblemático es el Seamaster: existe desde hace más de 60 años y muchos buceadores confían en la fiabilidad del Seamaster. Incluso puedes encontrar estos Seamaster de Omega en diferentes películas, como "No es hora de morir" en 2019.

Omega no sólo fabrica tool-watches, sino también relojes de vestir más elegantes y clásicos, como el De Ville, el Constellation y el Globemaster. Algunas de estas piezas están fabricadas en oro rosa o amarillo.

Omega comenzó su andadura en 1848, pero sólo en 1903 se reivindicó y registró el nombre Omega. El nombre pretende expresar la perfecta calidad de las piezas. Omega es la última letra del alfabeto griego y a menudo se utiliza como metáfora de la perfección.

Pero hay más en la historia de esta marca icónica: en 1930 Omega y Tissot unieron sus negocios. Mientras Tissot se centraba en la clase media, Omega se dedicaba a la relojería de lujo. Pero cuando surgió la crisis del cuarzo, las dos marcas se unieron en 1983 como Grupo Swatch, y Omega sigue formando parte de este grupo hoy en día.

Omega también tiene una historia con los deportes, ya que cronometró todas las pruebas de los Juegos Olímpicos de Verano de 1932. Incluso introdujeron cronómetros automáticos en los Juegos de Verano de 1952 en Helsinki. Omega fue uno de los fabricantes capaces de construir un movimiento de cuarzo con una precisión extrema; uno de estos calibres fue el 1525, que accionaba los cronómetros utilizados en la Marina francesa.

En 2013, el Seamaster Aqua Terra es otra victoria para Omega: estos modelos incorporan un silicio antimagnético, que permite que el calibre no se vea afectado hasta por 15.000 gauss de magnetismo. Comparado con el Rolex Milgauss, ese reloj sólo aguanta hasta 1.000 gauss.

Elegancia Omega

Constellation y De Ville

Desde el debut del Omega Constellation en 1952, se han introducido muchos cambios en el modelo. Los primeros modelos eran sencillos, con tres agujas. Desde los años 80, algunos modelos vienen con bisel fijo y números romanos. Estos movimientos de cuarzo de alta calidad se introdujeron para mejorar la precisión y los fabrica desde entonces. Ya en 1967, Omega lanzó el Constellation también para señora, con más oro y diamantes.

Mientras que el Omega Constellation es elegante, el Omega De Ville es un poco más clásico. Salió al mercado en los años 60 y se parece un poco a los relojes de Breguet o Blancpain. Estos relojes presentan un diseño clásico, bonito y con números romanos en las esferas. Las cajas eran de oro blanco, rosa y amarillo, e incluso puedes optar por los índices de diamantes o los biseles engastados con diamantes para las mujeres.

La historia de

El Omega Speedmaster

Sólo unos pocos saben que el Speedmaster original estaba pensado para el automovilismo, pero todo cambió en los años 60, cuando la NASA empezó a probar el Omega Speedmaster para llevar estas piezas a la Luna. Desde que los astronautas fueron los primeros humanos que pisaron la Luna, Omega produjo numerosas versiones de este Moonwatch original. El actual Omega Speedmaster Professional es lo más parecido que puedes comprar al modelo original, con un movimiento manual, plexiglás y un fondo de caja de acero inoxidable. Puedes encontrar fácilmente estas piezas por unos 4.000 euros en Wristler por un reloj en buen estado.

En 2022, Omega lanzó otra nueva versión del Moonwatch, a la que llamó "Nueva Luna", que está fabricada con una aleación de oro rosa y se vende por unos 35.000 euros. También puedes optar por la pieza de oro blanco, que es un poco más modesta con la esfera plateada. Puedes hacerte con uno por algo más de 45.000 euros.

Inmersión profunda

El Omega Seamaster

Con un montón de Omega Seamaster vintage o de segunda mano por ahí, hay mucho donde elegir para llevar en cualquier ocasión. Pero todo empezó hace más de 60 años con el Seamaster original, uno de los relojes con una estanqueidad de 100 metros (10 bar). Hoy en día, puedes hacerte con un Seamaster 300, resistente al agua hasta 300 metros.

Combina el diseño clásico con el calibre Co-Axial 8400. Por unos 5.000 euros puedes llevártelo a casa. Hay otro Seamaster 300 que está fabricado en oro. Para una pieza nunca usada, tienes que pagar unos 25.000 euros o 17.000 euros por un Omega Seamaster 300 de segunda mano en oro.

Precios de los relojes Omega

Como hay tantos relojes diferentes en la colección Omega, ya puedes hacerte con un Seamaster Cosmic vintage por unos 1.200 euros. Si no te importa gastarte un poco más, puedes comprarte un Seamaster Planet Ocean 600m, resistente al agua hasta 600 metros y con válvula de escape de helio. Estos relojes tienen un precio de unos 5.000 euros en Wristler.

Si eres uno de los afortunados con un presupuesto ilimitado, no tienes más que echar un vistazo al Speedmaster Professional Snoopy, que te costará unos 20.000 euros. ¿Aún no es suficiente? El Omega De Ville Tourbillon, referencia 528.53.44.21.03.001 (bastante largo, lo sabemos) tiene una caja de oro rosa y cuesta más de 100.000 euros.

  • Relojes 100% auténticos
  • Entrega o recogida segura
  • Garantía y devoluciones fáciles